Viviendo japón 2 – Osaka

Aterrizando

He aterrizado en el aeropuerto de Kansai. Está edificado sobre una isla artificial cerca de Osaka. Para vencer el jet lag he tratado de acostarme tarde la noche anterior y pasar la mayoría del viaje durmiendo. La primera vez que vine a Japón hice justo lo contrario y tuve un jet lag terrible durante una semana. Aquella vez a las tres de la tarde estaba reventadísimo de sueño y me iba a dormir. Luego, a las 22:30 me levantaba pletórico de energía, y así todos los días hasta que logré aguantar hasta la noche sin dormir.

En el aeropuerto vamos todos los pasajeros por el mismo pasillo. Al final del pasillo hay una bifurcación en frente de una mesa con tres hombres. El primero va indicando a unos pasajeros que vayan por la bifurcación de la izquierda y a otros por la de la derecha. Esto es muy raro. ¿El hombre se pasa ocho horas diarias sonriendo y diciendo “por aquí, por aquí” y señalando hacia la derecha, o diciendo “por aquí, por aquí” y señalando hacia la izquierda?. ¿Qué pasaría si no estuviese?.

El segundo hombre tiene un chisme para contar los pasajeros que van llegando.

El tercero no hace nada, debe ser el repuesto.

Tras salir del aeropuerto, me reciben las cigarras. Se escuchan absurdamente alto. Ya se me había olvidado… me gusta 🙂

Del aeropuerto a Osaka Station hay algo más de un hora. El trayecto es bastante insustancial, en autobus.

He ido andando desde Osaka Station hasta Shinshaibashi station. La verdad que el paseo es un poco rollo. En general son todo oficinas, y no hay mucho que ver hasta que no llegamos a Shinshaibashi, donde las calles se empiezan a animar repentinamente. Google Maps me dice que tardo 41 min en llegar andando. Un japonés me dijo dos horas. Yo creo que, con la calma, he debido estar andando un hora y media.
Umeda

Esta es zona de tiendas, dónde además se encuentra la Osaka Station. No confundir con la Shin Osaka Station (o nueva estación de Osaka). El autobus del aeropuerto nos deja en la Osaka Station, pero el Shinkansen nos deja en la Shin Osaka Station.

Cerca de Osaka Station se encuentra el centro comercial Yodobashi – Umeda. Aquí hay bastante tecnología. De todas formas, hay un mito por ahí de que la tecnología es más barata en japón. Realmente, a mí no me lo pareció, en todo caso, incluso más cara. Tiene sentido, el sueldo medio de un japonés es de unos 3000€ al mes, y normalmente en los lugares donde la gente tiene mayor poder adquisitivo, la vida y las cosas son más caras.

Hay algunos productos que seguramente no tienen tanta salida en el mercado español (unos palillos chinos o un futón, por ejemplo) y que te los puedes encontrar aquí. No obstante, en general, en las grandes superficies me encuentro cosas parecidas a las que veo en el corte inglés.

Si quieres irte de compras tecnológicas, a mí me gustaron más los centros comerciales de la cadena bic camera, que el enorme centro comercial de Yodobashi – Umeda.

A destacar también el centro comercial Lucua. Si subes en ascensor hasta la décima planta hay una especie de parquecito donde te puedes sentar y en el que hay unas bonitas vistas. Desde esta planta diez puedes subir unas escaleras mecánicas para llegar a la planta once.

En la planta nueve del mismo edificio hay una librería enorme con sillones para leer antes de comprar y con un starbucks en el centro. Todo muy acogedor.

Vista desde el Lucua Building, en Osaka
Estas son las vistas desde el edificio de Lucua.

En esta zona también están los grandes almacenes de Daimaru, que tiene las plantas 9, 10 y 11 ocupada por la cadena Tokyu Hands, dónde podemos comprar artículos de todo tipo: tecnología, souvenirs: salud y belleza… Tokyu Hans me gustó mucho 😀

Tenjinbashi

Lo primero que hice cuando llegué a Osaka fue ir andando directamente hasta Namba. Hubiera sido mejor dar un pequeño rodeo. Recorrer la calle Tenjinbashi, llena de pequeños puestos de todo tipo: comida, souvenirs, masajes(hay muchos de una hora por menos de 3000 yenes), pachinkos (salas de juego). Es una especie de Dotombori, pero no tan turística, y seguramente por eso la disfruté más. Además, pasa más o menos cerca del castillo de Osaka.

Tenjinbashi-Suji Shopping Street Osaka, Japón

Osaka Jo

El castillo de Osaka, construído en 1583. Cuenta con una interesante historia de luchas y conquistas.

Lago alrededor del Osaka Jo, en Osaka
Vista desde el Castillo de Osaka
Maqueta con Samurais con Escopeta, en el Osaka Jo
Me llamó la atención que en algunas de las reproducciones de las batallas, había samurais con escopeta.
Castillo de Osaka
Maqueta Osaka Jo (Castillo de Osaka)
Escaleras de entrada al Osaka Jo, Castillo de Osaka
Durante la subida de la escalera al castillo, podemos disfrutar de unos chorritos de vapor muy agradables.

Nippon Bashi

Esta es la zona de tiendas tecnológicas de Osaka. Fue interesante, hay muuuuuuchas tiendas tecnológicas, cada una con su estilo propio. De todas formas, entré en varias tiendas y no ví ofertones ni aparatos especialmente genuinos. Todo lo que ví, está también en España, por lo menos, al mismo precio. Nippon Bashi es un lugar por el que recomiendo pasear si tienes tiempo, yo lo disfruté, pero si no te gustan las tiendas de informática no creo que aporte nada nuevo.

Especialidades culinarias de Osaka

Y ya que estoy en Osaka, me he comido la especialidad de aquí: los takoyaki. Salvando muchísimo las diferencias, son una especie de croquetas de pulpo. Sólo que no tienen nada que ver con las croquetas de pulpo.

Tacoyaki, especialidad culinaria de Osaka
Takoyaki, especialidad culinaria de Osaka
Takoyaki, especialidad culinaria de Osaka

También he comido Okonomiyaki. Creo que un ser humano normal podría haber cenado eso y nada más. Yo tenía bastante hambre, así que hice gala de mi estómago asturiano y como en el mismo sitio también vendían takoyakis, por poco más de cinco euros me comí quince pseudo croquetas de pulpo

Especialidad de Osaka, el Okonomiyaki
Esto es el Okonomiyaki, una especie de revuelto frito… que está super rico.

Estos son los precios de los Takoyakis en Tenjinbashi. Vemos que en esta zona, más barata que la media, por 600 yenes puedes comprar 15.

Precios takoyaki en Tenjinbashi-Suji Shopping Street, Osaka

Dotombori

Está al lado de Namba. Estas dos zonas, merece la pena verlas.

Dotombori es una calle llena de restaurantes con fachadas exuberantes. Allí podemos encontrar al corredor de Gilco. Glico es una empresa conocida por sus caramelos. Un caramelo de esta marca suele tener 15,4 kilocalorías, que es la energía que un hombre de 1.65m y 55 kg quemaría para recorrer 300 m al trote.

Este corredor apareció inesperadamente mientras paseaba con mi amiga Hanae. Hanae, si lees esto, nunca te perdonaré que no me dijeses que estaba levantando la pierna incorrecta.

Corredor de Gilko en Osaka
Calle Dotombori, Osaka
Restaurante en Dotombori
Tienda takoyaki en Dotombori, Osaka

Namba

Namba y Dotombori son zonas muy céntricas e interesantes que están juntas. Son zonas comerciales y con muchos pequeños comercios y sitios para comer llenos de vida. En Namba me alojé en el hotel cápsula más barato que encontré en Japón, el. Al lado de este hotel está la pequeña tienda de productos exclusivos de Alicia en el País de las mil maravillas “Alice in Wednesday”. También al lado del hotel, hay un Mandarake. Una tienda llena de frikadas varias japonesas (figuritas, anime, manga, etc…).

Mandarake en Namba, Osaka Japón
Tienda Alice on Wednesday en Osaka, Japón

Shinnekai

Aquí está la famosa torre Tsütenkaku, construída inicialmente como parte de un parque temático en 1912, más adelante, en la segunda guerra mundial, su acero fue usado para armamento. Fue reconstruída en 1956.

Los alrededores de la torre tienen mucha vida, merece la pena visitarlos.

Tsütenkaku, torre de Osaka

En los bajos de la torre había una tienda que no sé encasillar muy bien entre souvenirs-juguetería dónde tuve la suerte de coincidir con un espectáculo de una chica y su mono. Es curioso que pese a ser en un sitio cerrado, y seguramente tratarse de un espectáculo contratado la chica pasó la gorra al terminar el número, que por otra parte, me encantó 😀

calle japón
Espectáculo con mono en Japón

Banpaku koen

Mi amiga Kyoko me llevó de excursión a este parque donde, para variar, estaba permitido pisar la hierba. Además del parque había un monumento enorme y raro, un acuario mini zoológico donde algunos animales se mezclaban entre los visitantes, una noria, algunas otras atracciones y varios sitios para comer, algunos de ellos con una plancha metálica en el centro de la mesa que demasiado tarde descubrí que se usaba para freír (la intenté agarrar para abrirla y ver que había debajo… cuando todavía estaba encendida…).

Kyoko y yo en Noria en Osaka
Estatua en Banpaku Koen, Osaka
Pájaros en libertad en zoológico en alrededdores de Osaka
Zoológico con animales en libertad en alrededores de Osaka

Nara

Ciervos del parque de Nara

Tenía una visita pendiente a Nara. Este sitio es muy turístico.

Aquí una foto con un colega japonés, que si os fijais bien, está sonriendo para la foto 😀

En el parque de Nara puedes comprar galletitas para los ciervos por un euro y medio. Aunque es barato y da para un rato, creo que gasté más en comida para ciervos ese día que en comida para mí durante todo el viaje.

Al principio, me quedaba con los ciervos a darles de comer. Pero como soy un manipulador, empecé a dar paseos por el parque mientras le daba comida al ciervo, con lo cual se me hizo el paseo muy ameno y el guía solo me costó una buena comida.

Tobita

El barrio rojo de Osaka. Es una zona diferente, más marginal y dónde la gente ya no sonríe tanto (o eso me pareció a mí ). En japón no hay mucha mendicidad, pero en esta zona hay algo más. Es una zona muy interesante para pasear. Antes de llegar a la zona “roja”, hay infinidad de karaokes donde muchos japoneses se desmelenan mientras toman una copa.

La zona roja es un mundo aparte. Mientras vas paseando por sus calles, mujeres sacadas de una revista de modelos, vestidas con kimonos e incluso ropa cosplay, acompañadas de su mama san (su madam) te invitan a hacerles “compañía”. Así en cada uno de los muchos “escaparates” con los que cuenta la zona, siempre verás una chica japonesa y su correspondiente Mama san.

Por todas partes hay hay carteles de prohíbido sacar fotos, así que si quereis verlo, habrá que ir.

También en Tobita encontré alojamiento por 950 yenes la noche (8.2€ la noche). Sin embargo el no muy sonriente dueño del hotel, no me dejó alojarme, alegando que no había habitaciones libres :(, aunque no estoy muy seguro de que fuese verdad… al lado había otro hotel por 1600 yenes (14 €) dónde si pude hacer noche.

A ver, el hotel no era para tirar cohetes, pero es que era super económico :). El hombre de la recepción era super amable, y el hotel tenía un baño (para bañarse y ducharse) compartido y otro baño compartido (para el resto de necesidades) en cada planta. La habitación era bastante pequeña, pero cabiendo yo en horizontal, tampoco necesitaba más. Tenía una nevera, televisión y un armario para la ropa. En principio también tenía wifi, pero no logré que me funcionase. Además tenía un cuarto con lavadoras, que costaba 200 yenes lavar y 100 secar.

Cuidado con esto, que yo pequé de cateto en demasiadas lavanderías de japón. Lo de arriba es una secadora y lo de abajo una lavadora. Intentar lavar la ropa en una secadora puede ser muy frustrante…

Lavadora y secadora en hoteles de japón

Neko Café

En Tokyo ya estuve en un par de cafés con gatos. No fue tan mágico como esperaba. Cambiaba el local, pero los gatos van muy a su aire. Andando por las calles de Osaka escuché unos gatos miagar. Era una grabación. Era bastante temprano por la mañana, y pensé que quiźas los gatos estarían menos hartos de los seres humanos y me prestarían más atención. Así, que decidí darles otra oportunidad… y me encantó. ¿Qué tiene este sitio de especial que no tuviesen los otros? Qué puedes dar de comer a los gatos. Quizás en los otros podías y yo no lo sabía, pero en este sitio, ví un cartel. Ahora sí que se rindieron a mis pies :D.

Os dejo el enlace del sitio. Yo estuve en Second House, pero me imagino que en ambos se les puede dar de comer.

Cafetería de gatos en Osaka, Japón

Ikura Circus

Recientemente ha surgido en Osaka una escuela de circo a la que tuve el placer de ir un par de veces. Ikko, su manager me recibió con una sonrisa de oreja a oreja desde el primer momento, y yo que ya tenía ganas de seres humanos, me sentí muy afortunado de encontrar este lugar. Ella me dió unas clases acrobacia en aro (las primeras de mi vida), y los malabaristas Ken y Yamada de malabares con pelotas y diábolo. Fuí una par de veces y fue una gran experiencia. Aprendí muchas cosas (de malabares y de lo que alguien con más experiencia viviendo en Japón te puede aportar), lo pasé genial y me llevé el contacto de personas que merecen mucho la pena.

comida con malabarista en japón
Escuela Ikura Circus Japón

Creo que la verdadera protagonista del video es la profe…

Las clases de malabares costaban 2000 yenes la hora y las de acrobacia entre 3000 y 3500 yenes. Recibir correcciones e ideas sobre como mejorar tu espectáculo costaba 8000 yenes por 90 minutos.

Acrobacia en aro en Ikura Circus en japón

De vuelta a España

Para ir al aeropuerto de Kansai desde Osaka, hay varias formas. Una muy cómoda es coger un atobús que te lleva directo. Cuesta 1550 yenes y la parada está en frente del hotel Hankyuu. Hacer noche en este hotel cuesta 7500 yenes. No muy lejos del hotel hay uno de estos ciber cafés que tanto me gustán. Por 3500 yenes hicé noche ahí, me pegué mi último atracón de bebidas azucaradas y todo el tiempo que estuve consciente tenía el sillón de masaje funcionando.

Tuve bastante suerte porque si el autobús fuese español no hubiese tenido plazas. Como era japonés, contaba con pequeñas sillas abatibles que ocupaban el pasillo central, y afotunadamente, gracias a esto, tuve plaza.

Si no te fías mucho de coger un autobús para ir al aeropuerto, el hotel Nikko, de cuatro estrellas está al lado.

Asientos desplegables en autobus al aeropuerto de kansai

Aviso Legal | Política de privacidad