VPH

El VPH no tiene tratamiento. Es el sistema inmunológico del individuo el que se encarga de acabar con el virus. El 50% de las personas contagiadas elimina el VPH pasados 6 meses. El 70% al cabo del primer año. El 90% al cabo de dos años. El 93% al cabo de 5 años. Si el virus permanece más de dos años en el organismo, será el factor de riesgo principal para el desarrollo de lesiones o incluso cancer. Insisto: el mayor factor de riesgo del VPH no es el virus en sí, sino cuanto tiempo permanece en el organismo. El tipo 16 es el de mayor riesgo.

Si la paciente tiene una infección persistente y no se cuida desde un punto de vista ginecológico, tiene o ha tenido múltiples parejas sexuales, inició tempranamente sus relaciones sexuales, es fumadora, mala nutrición… no se puede evitar la progresión de las lesiones premalignas hacia el cáncer; aun así, se requiere una gran y prolongada negligencia (15-20 años) para desarrollarlo.

Tener una citología normal no implica no tener una lesión en el cérvix uterino. Uno a dos de cada diez CCU incidentes aparecen en mujeres con historia adecuada de cribado.

¿Qué tan pronto aparecen los síntomas? El periodo promedio de incubación, que comienza inmediatamente después del contacto sexual inicial con una persona infectada, suele ser de dos o tres meses, pero puede oscilar entre uno y veinte meses.

El contagio es por vía sexual, aunque raramente es posible una transmisión por inoculación a través de las manos o por fómites. La probabilidad de contagio en un solo coito es de un 50-70%.

Es difícil saber cuándo una persona deja de ser contagiosa, porque no hay ningún análisis de sangre que permita detectar el virus del papiloma humano.

Cada nueva pareja sexual trae consigo un riesgo cercano al 30% de contagio con VPH esto explica el por que el cáncer es mas frecuente en mujeres que han tenido múltiples parejas sexuales, especialmente desde tempranas edades y con parejas mayores y experimentadas.

La incidencia del tumor es de entre 8 y 9 casos por cada 100.000 habitantes. Y normalmente solo en mujeres que tienen la infección durante varios años se originan células anormales que pueden acabar provocando cáncer de cérvix, cosa que es difícil que ocurra si llevas un control ginecológico.

El preservativo te protege entre un 30 y un 70% del VPH.

Existen más de 150 serotipos de VPH y solamente los tipos (16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 59 y 66) tiene el potencial de producir displasia y cáncer de cuello de útero. Los tipos 16 y 18 son responsables del 70% de estos cánceres. Los tipos 6 y 11 pueden producir verrugas pero no cáncer.

Prueba VPH en mujeres

  • A partir de los 25 años, se aconseja realizar una citología cada 3 años. Esta prueba detecta cualquier indicio de lesión que pueda hacer sospechar de la existencia del virus.
  • Una alternativa a la citología es realizar un test del VPH (para identificar si tienes el virus y qué cepas en concreto) a partir de los 30 años. Si es negativo no hay que volver a repetirlo hasta dentro de 5 años.
  • Este cribado debe mantenerse hasta los 65 años.

Se sabe que más del 60% de las mujeres que han desarrollado cáncer de cérvix no se han sometido a estos controles.

  • La prueba de Papanicoláu (o citología vaginal) busca precánceres, que son cambios en las células del cuello uterino que podrían convertirse en cáncer si no se tratan en forma adecuada. Posibles resultados:
    • Un resultado normal (o “negativo”) significa que no se detectaron cambios celulares en su cuello uterino. Es posible que su médico le diga que puede esperar tres años para hacerse la siguiente prueba de detección si solo se hizo una prueba de Papanicoláu. Si también se hizo una prueba del VPH y el resultado es negativo, es posible que su médico le diga que puede esperar cinco años para hacerse la siguiente prueba de detección. 
    • Incierto. Es común que los resultados de las pruebas regresen como inciertos. Su médico podrá usar otros términos para describir este resultado, por ejemplo, equívoco, inconcluso, o ASC-US. Todos significan lo mismo, que las células de su cuello uterino podrían ser anormales. No está claro si esto está relacionado con el VPH. Podría estar relacionado con cambios de vida, por ejemplo, embarazo, menopausia o una infección. La prueba del VPH puede ayudar a determinar si los cambios en sus células están relacionados con el VPH. Pregúntele a su médico qué hacer.
    • Anormal. Un resultado anormal significa que se detectaron cambios celulares en su cuello uterino. Por lo general, esto no quiere decir que tiene cáncer de cuello uterino. Es probable que los cambios anormales sean ocasionados por el VPH. Los cambios podrán ser leves (grado bajo) o graves (grado alto). La mayoría de las veces, los cambios leves regresan a la normalidad por su propia cuenta. No obstante, los cambios más graves pueden convertirse en cáncer si no se extirpan estas células. Los cambios más graves a menudo se llaman “precáncer”, porque todavía no son cáncer pero pueden convertirse en cáncer con el tiempo. Son muy raros los casos en que una prueba de Papanicoláu anormal puede indicar que usted tiene cáncer. Usted necesitará otras pruebas para asegurarse. Mientras más pronto se detecte el cáncer de cuello uterino, más fácil será tratarlo.
  • La prueba del VPH busca el virus (virus del papiloma humano) que puede causar este tipo de cambios celulares. Resultados:
    • Negativo. Un resultado negativo de su prueba del VPH significa que no tiene un tipo de VPH que esté asociado al cáncer de cuello uterino. Es posible que su médico le diga que puede esperar cinco años para hacerse la siguiente prueba de detección.
    • Positivo. Un resultado positivo de su prueba del VPH significa que tiene un tipo de VPH que podría estar relacionado con el cáncer de cuello uterino. Esto no significa que en este momento usted tenga cáncer de cuello uterino. No obstante, podría ser una advertencia. El tipo específico del VPH puede identificarse para determinar el siguiente paso.

Si el estudio por el PCR y la citología resulten negativos, siempre que tu pareja no tenga el HPV puedes tener relaciones sexuales sin preservativo

← ¿Que ropa necesito?
Pintar tu casa →

Aviso Legal | Política de privacidad